Balenciaga, el diseño del límite

El trabajo de los autores de esta exposición, argumentado en estrategias de límite, permite acercar las piezas expuestas al visitante realzando sus valores más intemporales, en un continuo juego de luces y sombras.

La exposición de las piezas de Balenciaga en un Museo como es actualmente el de Bellas Artes de Bilbao, llevó a los autores a pensar en la necesidad de exponer las piezas tratando de inducir a una reflexión sobre el papel positivo o negativo que la moda y el vestido pueden tener sobre el individuo y los colectivos, más que el hecho de plantear una lectura más disciplinar sobre la obra y el trabajo de este creador.

“Nuestra imagen nos proyecta, nos define a ojos de los demás” o, “la silueta es importante si el vestido hace elegante a la mujer, nada más importa”, son definiciones que implican una lectura inhibidora de un acercamiento real. El vestido es proyección y protección a un tiempo. En cualquier caso establece un nuevo y distinto límite de nuestro cuerpo con el entorno. El límite de Balenciaga es un aura de lujo y perfección. Las mujeres de Balenciaga son inalcanzables en su perfección, en su refinamiento, en su clasicismo, en su elegancia, en su mesura. El ser material de las mujeres, el factor diferencial, el único e intransferible, se encarcela bajo la coraza de la perfección que ansia la idea.

El montaje reflexiona e incorpora distintas maneras que artistas contemporáneos han utilizado para entender el límite, el cuerpo y las relaciones de las personas con su espacio circundante. Siete espacios personalizados protagonizan el recorrido de esta exposición: noche brillante, ave de noche, el cuerpo alojado, el milagro Balenciaga, siluetas nocturnas , mujeres flor y la novia.

En el último montaje, la novia, la obra pictórica de Zurbarán es inspiración en este vestido de novia, construyendo grandes volúmenes mediante pliegues o paños lisos, que evocan un hábito monacal. El vestido de novia de Balenciaga es perfecto y durísimo en su negación del cuerpo de la “virgen” que lo portará. Con el tratamiento del límite de este vestido, formado por unos cables eléctricos rojos extendidos y acabados en bombillas encendidas por el suelo (inspirada en una instalaciónn de Mona Hatoum) y que salen de debajo de la falda de la novia, se introduce una mirada contemporánea y críticamente femenina sobre esa concepción de la pureza de la mujer asociada a la negación de su cuerpo y a la capacidad de decisión sobre él.

Fuente: On Diseño

http://www.althosformacion.com/Paginas/escaparatismo.htm

https://twitter.com/Althos formaciónformacion

Captura de pantalla 2014-09-03 a la(s) 12.08.52

Publicado en Blog.