Composición de un Escaparate y Punto Focal

COMPOSICIÓN

En Althos formación Formación pensamos que existen varias normas y criterios generales que todo escaparatista debe considerar en el momento de distribuir y componer un escaparate. Sin embargo, como la mayoría de los profesionales que siguen unas pautas determinadas, los escaparatistas con experiencia suelen dejarlas a un lado, ya sea porque quieren llamar la atención o porque tienen suficiente talento para saber exactamente cuando y como romper la tradición. Pero en el caso de un principiante, es recomendable entender los principios básicos antes de tratar de abarcar más de lo que le será posible. Una vez que se hayan interiorizado estos conocimientos, se comprenderá mejor la ética que subyace en el diseño de escaparates y cómo hacer para captar la atención del público.

PUNTO FOCAL.

Tanto si es grande como pequeño, un escaparate debe tener un punto focal en el que recaiga instintivamente la vista de quien lo contemple desde la calle. Hay escaparates que necesitan más de uno. El punto focal debe situarse justo debajo del nivel de los ojos, ligeramente descentrado. De este modo, la vista discurrirá por todo el escaparate sobre los demás productos. Es importante recordar que si un escaparate esta ligeramente elevado respecto a la calzada, el punto focal deberá situarse en un nivel más bajo. Siempre es mejor observar el escaparate desde fuera para determinar donde ha de situarse el punto focal. El flujo de transeúntes también afectara a la forma como se vea el escaparate. Si la mayoría se acerca al escaparate desde la izquierda, la mercancía tendrá que organizarse ligeramente ladeada hacia la izquierda; sería una pena gastar un tiempo precioso planificando y decorando un escaparate para que la mayoría de compradores solo vean la parte de atrás de los maniquís, artículos o accesorios.
No se aconseja situar los productos o los accesorios principales en las paredes laterales y con un gran vacío en el centro, ni tampoco tiene sentido colgar elementos en la parte de arriba, ya que entonces la vista se desplazara hacia el techo y se desviara hacia fuera.

Los escaparates muy profundos pueden ser problemáticos. El escaparatista sitúa a menudo los grupos de artículos cerca del vidrio con la esperanza de que de este modo, obtengan la máxima atención con respecto al conjunto del escaparate. Sin embargo, si se sitúan algunos artículos en la parte de delante y otros en la parte de atrás, la mirada del cliente se ve conducida paulatinamente hacia todos los objetivos. Este mismo concepto aplica a composiciones basadas en un elemento central, en las que otros productos se distribuyen espaciadamente hacia las paredes laterales.

IMG_0095

Publicado en Blog.