LA FAJA MÁS ALLÁ DE LO TRADICIONAL

                  En el año 2000 casi con la arrancada del nuevo siglo, apareció en el mercado una nueva marca de un producto muy antiguo, la faja. Esa pieza de lencería por todas las mujeres conocida, pero a la vez antiestética y odiada. Ya se sabe que si necesitas una faja, es que algo no está en su sitio. Con todo ello, la fundadora de la marca Spanx, Sara Blakely, debió pensar que era el momento de darle un nuevo giro a esta pieza.

                     Según su fundadora, lo que caracteriza su producto del resto de fajas reductoras, es que estas no aprietan. Según afirman su diseño está pensado para que opriman, pero no aprieten, de modo que al final llegue un momento en que la mujer no note ni que la lleva. Si te gusta el mundo de la moda, y quieres estar al día de las últimas tendencias, fórmate como personal shopper en el centro de estudios Althos formación.

 

Publicado en Blog.