Las claves del buen Escaparatista

El escaparatista debe reunir una serie de características, como cualquier diseñador, como son:

Conciencia profesional: ha de considerar su responsabilidad frente a la sociedad; debe conocer pues, todos los factores que condicionan su trabajo y la influencia o interacción de éste con el entorno.

Habilidad: que el mismo diseñador aporta en la resolución de problemas. Dicha habilidad surge de una preparación o base formativa en los estudios de diseño de promoción visual; de una capacidad inventiva o creativa y también de la práctica y la experiencia propia.

Actitud investigadora: frente a los problemas que el diseño  plantea, así como de otros factores relacionados con su carrera: nuevas formas, texturas…

Actitud de superación constante: bien en su propia especialidad, bien como reciclaje de todos sus conocimientos y formación o bien como una búsqueda de información relativa o satélite a su tarea.

Todos ellos son factores básicos que complementan un buen perfil del profesional que, consciente de la evolución de la sociedad y del mercado en su conjunto, sabe mantenerse también en evolución para poder ofrecer soluciones actuales.

El escaparatista ha de ser siempre original en sus creaciones y debe evitar en ellas toda imitación o recuerdo de la obra ajena, aunque el estudio de la obra de otros autores es bueno para conocer ideas y técnicas nuevas.

El estudio de cuadros de museos y exposiciones también, refinar su sensibilidad, desarrollar su percepción de lo bello y desenvolver su individualidad, Todo arte es la expresión de un sentimiento a través de una personalidad; mientras más cultivada y original sea ésta, tanto amor será el poder de expresión sobre el sentimiento.

Decálogo del escapratista:

1 Asocia siempre la utilidad el dinamismo, la fantasía y el arte en la realización de escaparates, aunque sometiendo estos factores de manera que llamen la atención y creen el interés.

2 Procura dar al escaparate una nota original y emotiva, evitando imitación y la monotonía. Dá a cada artículo su espacio vital y al conjunto un centro o punto focal, de máximo interés.

3 No olvides que los elementos decorativos del escaparate habrán de realzar y no perjudicar la buena visión del objeto expuesto; evita todo elemento innecesario.

4 En cuento sea posible y permita el gusto y sentido de eficiencia, aprovecha el escaparate e todas sus dimensiones. Presenta los artículos en su valor más cercano al uso.

5 La lux es el mejor vendedor nocturno: no la economices. Proyéctala sobre los artículos que expongas y no sobre los ojos del posible comprador.

6 Procura que el escaparate te agrade a ti mismo, pero, sobre todo, que satisfaga al público para que así consiga su fin.

Publicado en Blog.