¿Una ciudad sin escaparates?

¿Cómo sería una ciudad sin escaparate?

La noche no tendría color, las calles resultarían tenebrosas, nos costaría pasear por ellas y nos sentiríamos indefensos constantemente.

Los escaparates nos enseña una parte de nosotros mismos en la cual nos sentimos seguros y vinculados a ellos. Nos dan seguridad al pasear por la ciudad y sentirnos acompañados en todo momento.

Nos estimulan la imaginación, nos sugieren situaciones, encuentros y todo un mundo de fantasia.

Profesora: Carmen Selva

es.slideshare.net/Althos formaciónformacion7

Captura de pantalla 2014-08-16 a la(s) 18.17.43

Publicado en Blog.